“Es igualito a su papá”

Tiene su contextura, algo de sus ojos y dicen que la forma en que corre también.

Ha heredado su sensibilidad, su sentido del humor, su risa que lo hace retorcerse y gritar como loco y que puede darle ataques de risa sin importar nada en plena madrugada.

Ha heredado su amor por la música, su locura, su sentido tan mágico de atraer a personas extraordinarias a su vida. Ese talento para hacerse querer con apenas haberlo conocido un día y esa capacidad de ver lo mejor hasta de la que yo puedo creer la peor persona.

Pero no son igualitos, solo tienen algo en común: Son únicos.

Por eso cuando le cambian el nombre por el de su papá o dicen que de mi solo tiene el color, no me importa.

Lo físico es obvio, es genética. Si saco más al papá o más a mi, yo solo sé que lo concebimos a medias.

Pero lo que realmente me importa: es lo que tiene en el corazón.

Y si en eso es “igualito a su papá” estoy más que tranquila.

Anuncios

Después de los ¿Por que? … hay más 


Nuestros hijos siempre van a sentir curiosidad por todo, van a explorar, buscar nuevas sensaciones y aprender siempre de todo cuanto experimenten. En la medida de lo posible lo harán solos, es el mejor método.
Pero llega un momento (cuando empiezan a hablar) en el que empezaran a buscar respuestas y explicaciones a todo, absolutamente todo!
Muchos han de haber pasado por el clásico ¿Por que? ¿Y por qué? ¿Pero por qué?
Pero si han pasado o están pasando esa etapa yo les cuento de la que me tocó luego de esa, con mi hijo empezando sus 5 años:
Las preguntas más complejas

Las personas que todavía no nacen ¿No existen?

Cuando las personas mueren ¿Como suben al cielo?

Las preguntaba en cualquier lugar y momento, la mayoría de veces tomándome por sorpresa a mi o a su papá y a veces frente a personas que solo sonreían ante su curiosidad.

Si nuestros ojos están separados ¿Por qué vemos todo junto?

Pero más importante que la pregunta es la respuesta. A veces puede sonar gracioso para los adultos pero para un niño es un descubrimiento, por eso les comparto lo que hicimos y hacemos hasta ahora:
• Nunca subestimamos la pregunta.

Como ya dije para ellos es un descubrimiento, es un tema serio, no le restamos importancia. Siempre tratamos sus preguntas como un tema que requiere atención, porque de eso se basará su aprendizaje también y la confianza que nos tiene.

• No respondemos por salir del momento
Si confía para preguntar espera sin duda una buena respuesta. Si no sabemos solo somos sinceros y averiguamos juntos. Pero nunca damos respuestas sin sentido o simples cuando no lo son.
• No dejamos de responder
Si en el momento que pregunta no es posible o el indicado para responder le pedimos que espere y le decimos en qué momento y lugar podremos hablar, pero no dejamos preguntas sin respuesta.

Ahora ya con 7 años las preguntas cambian, son asuntos un poco más complejos aún, si, más…entonces aplicamos también estos puntos

• No le imponemos creencias ni ideologías o juicios.
Nos ha pasado que pregunta si algo existe, como es Dios o si algo está bien o mal o porque sucede.

En esos casos le preguntamos qué es lo que él cree, conversamos, debatimos y es así es como saca sus propias conclusiones.

• No respondemos más de la cuenta
Este punto es muy importante porque a veces creemos que los niños quieren saberlo todo y aunque muchas veces es así hay ocasiones que sus preguntas solo requieren de una respuesta concisa.
Me pasó hace poco con Jonathan con dos preguntas

¿Que es gay?

¿Que es porno?

Y mi respuesta fue directa y listo, no necesitó de más. Eso sí, en el momento en que pregunte más, responderemos más pero sobrecargarlo de información innecesaria, eso no va para nosotros.

Ya nos ha salido con mil y un preguntas y estamos seguros que vendrán muchísimas más, pero aquí estaremos para dar lo mejor de nosotros, aunque no lo sepamos todo, podemos aprender con él.

Con hijos y ¿te vas de fiesta? 


Sabemos bien que cuando eres mamá todos quieren ponerte en un molde y eso de “madre hay una sola”, “mamá el ser más perfecto”, etc, etc, etc. termina siendo una pesada mochila para muchas. 
No ¿Por qué? Pues porque tontamente hemos dejado que el entorno decida por nosotros que es lo mejor. 

Ah pero no solo es con las mamás, los papás también son mal vistos si se quedan con los amigos del trabajo y no llegan directo a su casa, ni hablar de que se vayan por su cuenta a alguna reunión. Claro que en menor medida porque la presión siempre será más para las mamás, siendo realistas en lo que sucede con la mayoría. 


Recuerdo que una vez le dije a una amiga: 

Flaca, vamos la otra semana a bailar! Se presenta una orquesta buena. 

Y antes que dijera una palabra, la mamá de ella dijo: no, no, no, ella ya es mamá. 

Y yo me quedé: 😳 ¿Que rayos? ¿En el parto perdió el gusto por bailar? ¿De paso la capacidad de hablar por sí sola? Ah no claro, es que yo no soy mamá, estoy delirando. 

En fin, cosas que pasan, ideas tontas de que por ser mamá de pronto no puedas hacer tal o cual cosa. 

Que cambien tus prioridades es otro rollo, eso es un hecho. Habrán personas que nunca más saldrán porque no les da el cuerpo, porque sienten que ya cumplieron su ciclo de salidas nocturnas o que simplemente prefieran ahora quedarse a ver películas en casa. Siempre que sea una elección y no una imposición, todo bien. Pero el juicio y condena a quien decide o prefiere si hacerlo es lo que no va. 

Ahora, por favor nunca los extremos. Siempre aclarando. 
Pero bueno por si quedan dudas aquí dejo algunas razones por las cuales muchos padres y madres nos vamos de rumba de vez en cuando, o al teatro o cine solos o a caminar por el malecón simplemente. 

1. Porque criamos a nuestros hijos compartiendo responsabilidades (como debe ser). Papá sale y mamá cuida y viceversa. 

2. Independencia: Tener espacio para uno mismo, porque antes de ser madres somos mujeres, antes de ser padres son hombres.

3. Tenemos personas de confianza que pueden y quieren cuidar de nuestros niños para darnos un espacio. 

4. Porque nos da la gana y punto, porque nos gusta, porque podemos. 

Y la decisión solo depende de dos, el vecino, la suegra, el cuñado o el compadre salen sobrando en estos temas. 

Así que anda, diviértete un día si quieres hacerlo o quédate en casa comiendo pop corn, pero que sea porque tú quieres no por encajar en ningún molde. 

Duele crecer, a veces.

womens-shelter

Al tener un hijo entras a un universo donde todo es impredecible y sobre todo las emociones, este fin de semana me tocó lidiar con eso.

Todos deben haber pasado desilusiones en la vida, yo ni hablar, de todas maneras hasta el día de hoy me toca pero lo que no imaginé nunca era tener la desilusión por otra desilusión que no era mía.

Hace unos días invitaron a Jonathan a una matinee, era el viernes y yo trabajaba hasta las 8:30 así que hable con su papá para que se adelantara llevándolo. Jonathan estuvo animado en ir y bueno ademas de sus primos en la fiesta vería a dos compañeras con las que estudió en Inicial de 4 años, pues resulta que llegó y las niñas no lo recordaban, así de simple y así de ggrrrr (para mí), ya les cuento.

Cuando llegué lo vi sentado y nada animado la verdad, le dijo a su papá que era por otro motivo. Pasó un rato y entonces intente animarlo para que fuera a jugar con una de sus compañeras y me dijo, sin mirarme: Ella no se acuerda de mi . Hasta ahora recuerdo su carita y de veras en ese momento quise agarrar a mi hijo y salir corriendo se los juro, verlo afectado por algo así me tomó por sorpresa y no tenia idea de que hacer. Su papá luego me confesó que sintió las mismas ganas de llevárselo pero ambos simplemente nos quedamos, pero ¿Habría servido distraerlo? No lo sé, en cambio solo dejamos que pase ese momento.

3892251991_008f6d68bf

¿Como puede alguien no recordarte hijo? ¿A ti? Tú que recuerdas a todos, que recuerdas los lugares y hasta cosas que yo misma olvido. Que ingrata es la vida ¿no?

Un día alguien me dijo que los niños recuerdan mas las cosas a partir de los 5 años, no se si sea cierto (prometo averiguarlo) pero por un rato esa ha sido mi excusa y eso mi cerebro lo entiende claro, pero mi corazón no, y duele.

Dolió ver que ante eso que lo desilusionaba yo no podía hacer absolutamente nada, dolió verlo solito lidiando con ese sentimiento, dolió verlo triste porque Dios sabe que daríamos la vida entera por nuestros hijos, porque nada los toque, porque nada los hiera, porque nada los haga derramar una lagrima.

Pero eso es imposible, hay y habrá cosas que no podre suavizar para él. Nos toca y nos va a tocar, me va a tocar verlo triste algunas veces en la vida (ruego no sean muchas) porque así es, porque así toca, porque así también aprendemos y eso si que me consta.

Pero ¿saben que? Lo vi crecer y hacerse fuerte, entendí también que tenia que vivir ese momento porque pude verlo como un rato después estaba que ya no se quería ir, lo vi sonreír de nuevo y bromear conmigo. Vi a mi hijo ser él mismo, superar un mal rato sin que yo tuviera o pudiera hacer nada salvo estar ahí, a su lado.

Y así paso este fin de semana con ese nudo en el pecho, pero que pasa.

Al final de todo solo puedo sentirme orgullosa de mi hijo, del niño que es, de su sensibilidad, esa que a veces duele pero que es lo que admiro en todas las personas, pero sobre todo de su capacidad de superar las cosas, los malos ratos y ser el niño fuerte que es.

Hemos aprendido los tres, hemos crecido los tres y crecer también duele a veces.

 

 

 

Solo una silla

Anoche estaba cerrando una ventana que está sobre la puerta de la sala, es alto así que no lograba hacerlo porque había un cable que cruzaba y no me dejaba cerrar. 

Intenté dos veces cerrar presionando el cable y luego parandome en puntas intentaba sacarlo pero nada, muy alto. Habrán sido cinco intentos y digo: “ay! Esta tontería”.

Jonathan que estaba a mi lado esperándome para subir a dormir, de lo más tranquilo me mira y me dice: 

              Con una silla pues. 

(De veras que su tono de voz era como: ay mamá!)

—————————-

¿Quien aprende de quién ahora?

Fue cuestión de segundos, es una bobada pensaran muchos. Lo cierto es que mientras yo hacía un intento absurdo que era claro no iba a poder cerrar una ventana que estaba más alta que yo. Mi hijo de 6 años en cambio, me sugería una salida rápida, práctica y efectiva. 

Cuando por moda le quitamos el sentido a las cosas-#TreeOfLife 

Hace un tiempo me entere de algo que realmente me era difícil de creer, cuando lo leí en una noticia pensé: Tiene que ser una broma.

Lamentablemente resulta que es una realidad en varios países y es que: amamantar en publico es mal visto, es censurado, es prohibido, incluso es multado!

Absurdo, desatinado y anti natural es como califico todo este sin sentido de ver algo malo en que una mujer alimente a su bebé. Pero pasa, hay lugares donde las madres tienen que soportar criticas, comentarios fuera de lugar, miradas y si deciden evitar todo eso deben optar por esconderse en un baño. Y no solo en las calles, resulta también que si en redes compartes una foto amamantando, pum! post bloqueado.

Tal como van las cosas en redes, para unir a las madres en un movimiento para normalizar la lactancia encontré la campaña #TreeOfLife, donde madres de distintos lugares del mundo comparten sus fotos dando de lactar editadas en distintos filtros con la figura de un árbol uniendo su pecho al bebe.

Imagen: Google

*Si quieren saber como hacerla aquí esta el enlace a un articulo de Armando Bastida donde lo explica de manera sencilla: https://www.bebesymas.com/lactancia/como-crear-tu-fotografia-de-lactancia-del-arbol-de-la-vida-treeoflife
El significado que sentí cuando vi la foto me encantó, esa unión, ese lazo, incluso la foto que parte de las raíces del árbol en el pecho de la madre hacia las ramas en el cerebro del niño, en esa foto sentí tal cual lo que hacemos al dar de lactar, alimentar y no solo el cuerpo sino también sus emociones, su desarrollo.

Imagen: PicsArt

Descubrí esta campaña y no tarde en ver que se volvía un boom donde mamás subían sus fotos, consultaban la aplicación e incluso pedían ayuda para editarlas.

Pero entonces! la “moda” empezó esa etapa en que incomoda. Con lo bellas que resultan las fotos no tardaron muchas mamas en hacer las suyas, pero hay un detalle: no todas han dado pecho. Y se sintieron atacadas, se pusieron a la defensiva, los biberones salieron con capa y espada a decir que dar formula no hace a una mujer menos madre y que el nexo es tan o mas fuerte, y que esto, lo aquello y lo otro.

¿Por que ser pro lactancia resulta sintiéndose un ataque a quienes no pudieron dar de lactar? Si por salud o la situación no pudieron dar de lactar, si hay una razón valida para no haber amamantado ¿Por que  entonces se sienten que alguien las subestima cuando dice que la leche materna es lo mejor?

Imagino; y solo puedo hacer eso porque yo di Lactancia Materna Exclusiva a mi hijo hasta los 6 meses y con alimentación complementaria hasta el año y dos meses; que algo toca fibras en estas mujeres que no pudieron dar pecho, que sienten un ataque que no esta sucediendo, que sienten que estaban mal o que no hicieron lo suficiente,  solo imagino que les queda la necesidad de que les digan que hicieron lo mejor y al levantar la bandera de la teta sienten que va contra ellas. Pero créanme que no es así. 

El caso es que entonces la campaña bajo el hashtag #TreeOfLife que buscaba unir fotos de bebes siendo amamantados, consiguió fotos de bebes con biberones y bebes recibiendo besos o abrazos, o arrullos, etc.

¿Que hay con eso?

Pues vamos a poner algo claro y es que cada quien puede hacerse las fotos que quiera, como quiera, para los fines que mejor le parezcan, gozamos menos mal de esa libertad y la aplicación con la que se editan estas fotos no establece ninguna condición. Puedo hacer mi foto como más me guste, no solo con el árbol de la vida sino con muchos otros stickers y efectos de PicsArt. 

Entonces? 

Pues sucede que en el marco de la campaña hay un objetivo, un efecto que se busca, un sentido. No es el amor de madre, no es quien es la mejor madre, no es quien tiene más fotos con sus bebes en la teta o quien da lactancia en tándem. Y mucho menos es normalizar el uso de biberón y la fórmula, eso está más que promovido comercialmente, no está mal visto, no es censurado, no necesita campaña alguna para dejar de ser mal visto. 

En cambio hay muchas madres que si necesitan que se apoye la lactancia materna, que se vea natural tal y como lo es, hay muchos niños que necesitan que defendamos ese derecho que nace con ellos, de ser alimentados por el calor y la leche de su madre sin que nadie tenga porque decir que está mal hacerlo, que no quiere verlo o que vayan al baño. 

Normalizar la lactancia materna siempre me ha parecido tan extraño, como es que llegamos al punto de tener la necesidad de normalizar algo que es natural en nuestra especie, pero así están las cosas. 

Apoyemos, no desviemos el camino, no distraigamos la atención con enfrentamientos innecesarios. Somos madres todas, necesitamos unirnos en lugar de colocarnos en bandos.
 

Alejandra – Post dedicado a mi primera sobrina


Cuando nació Alejandra celebramos su nacimiento hasta el amanecer 😆, la primera bisnieta de mi abuela, la primera sobrina nieta de mi mamá, mi primera sobrina 😍. Fuimos un batallón al hospital a irrumpir la tranquilidad de todos los internos jajaja, ok no hicimos escándalo pero era inevitable estar todos contentísimos, la primera bebé ❤️. Y llegó en Diciembre días antes de Navidad, un excelente regalo.

No vivimos juntas ni tampoco muy cerca que digamos pero iba a visitarla cuando con mi flaco aún éramos amigos, tengo videos de cuando solo tenía días de nacida y a veces se queda en mi casa o me acompaña a algún pequeño paseo. Y es genial cada vez ver cómo sale con nuevas cosas.

No la veo tan seguido como quisiera pero cada que nos encontramos tiene algo nuevo que contar: su visita al dentista, la noticia que vió (yo no veo), alguna curiosidad y hace poco quería que le enseñe cómo me teñí el cabello.

Una vez hablaba con su mamá diciéndole que me imaginaba cómo sería cuando mi sobrina tenga, no se, quince años? Veinte? Como será nuestra relación? Le comenté mi deseo de que seamos amigas, y si pues, espero no equivocarme, que confíe en mí, que me llame cuando lo necesite.

Hace un par de semanas vi un video que grabó para YouTube y se me caía la baba 😍, si quieren ver el video den click aquí ➡️https://m.youtube.com/watch?v=8N3C5Tup7Fc

Luego la encontré en un almuerzo familiar y vino a saludarme.
Yo no sé que he hecho la verdad, pero ella corrio a abrazarme sin que tuviera la más mínima idea que me está dando uno de los mejores regalos que me han dado en la vida.

Siempre mi sobrina mayor, la primera, , que colecciona ever after high y que tiene una parte de mi corazón.

Te amo mucho Ale, aquí está tu tía siempre, para lo que necesites, para lo que quieras, no importa  donde estemos.

 A veces lo olvido – Post dedicado a Jonathan

11898554_1006887756030226_297491137228256542_n

A veces olvido que hace solo 6 años te trajimos a este mundo. Que te llevo 22 y tu papá ya casi 24, olvido que aunque eres un trome aun eres un niño, olvido que se supone que yo sepa mas que tú.

Son instantes pequeñísimos, fugaces, pero suceden: Te hablo y te trato como si pudieras saberlo y comprenderlo todo cuando ni yo misma lo se.

Me miras, actúas de tal forma o sonríes y noto que eres tan hermoso, tan resuelto, tan único que por momentos olvido que apenas estas descubriendo todo lo que es este mundo y esta vida.

Eres independiente, seguro de ti mismo, perseverante, tan rebelde (eso me fascina, lo heredaste de tu papá y de mí) que por un instante te imagino un joven desenfadado cuando me respondes argumentando tus ideas y decisiones. Te muestras tan maduro, tan critico, tan sensible y a la vez tan fuerte, tan dueño de la iniciativa, que por un instante ya te hablamos como a un adulto y eres aun un niño de 6 años!

Lo siento amor, a veces lo olvido.

Y es que eres sensacional, nos das respuestas que jamás pensaríamos pero que son extraordinarias, tu literalidad, tu asombro, tus celebraciones de cosas tan sencillas pero tan hermosas, eres lo máximo. Por eso a veces se me escapa que yo soy la mamá, que yo soy la adulta y es que en serio muchas veces quisiera ser como tú, gracias por enseñarme eso.

Y perdóname por las veces que por error intento que des mas de lo que te corresponde, aunque muchas veces me sorprendas haciéndolo.

Te amo, sigue siendo así, tu mismo, creciendo y aprendiendo por ti mismo, yo estaré siempre aquí si me llegas a necesitar.

 

 

Criemos en brazos

Gracias a Karla, Stefanie, Annie y Maria Andrea por sus fotos.

Esta semana fue la Semana Internacional de la #CrianzaEnBrazos. Una semana que busca resaltar y explicar a muchas personas la importancia de criar en brazos, de acoger a nuestros hijos con amor, comprensión, de hacerles más sencillo el descubrimiento de este mundo al que los trajimos, de darles la confianza necesaria para aprender, descubrir, crecer.

El amor no mal acostumbra

Criar en brazos no “mal acostumbra”, el amor no mal acostumbra. La atención oportuna es necesaria, el apego solo tiene consecuencias positivas, siempre.
Hoy en día hay mucha información, asesoría de profesionales, grupos para criar en tribu, talleres, hoy en día no hay excusas para permanecer en la ignorancia y quedarnos con mitos absurdos.
No solo recién nacidos, ya más grandes siguen necesitando brazos y muchas veces somos nosotros (papá y mamá) quienes los necesitamos también.
No hacen falta fulares ni mochilas ergonómicas, claro que son de mucha ayuda (si logramos conseguir los adecuados y usarlos de manera correcta) pero no son indispensables.
Criemos en brazos, criemos con amor, criemos con instinto y con el corazón.

Los niños y su ¿privacidad ?


Un día leí en una página que una mamá se quejaba de su pequeña, que no tomaba rápido el desayuno, que se había portado mal. Poco más de mil personas la leían, algunas también se quejaban de sus hijos, algunas le daban consejos, etc.
Yo comenté: ¿Qué escribiría tu hija de ti si tuviera una página?
Su respuesta fue: Ella no escribe, apenas tiene 7 años.
Pude responderle nuevamente alegando que Jonathan con 5 ya escribía pero eso habría sido una respuesta visceral e injusta. En cambio me aguanté, elimine mi primer comentario y el like de su página. Me di cuenta que era inútil, que no entendería lo que yo quería decirle y que de corresponderme hacérselo saber no quería tomarlo en ese momento, además no por ese medio.

Y entonces nace el tema:
Los niños y su privacidad.
¿Por que de pronto la vida de los niños se ve expuesta en redes sociales? ¿Por qué compartir tantas fotos inadecuadas, tantas infidencias? ¿Es que los niños no merecen también privacidad?
La mamá o el papá son bloggers o tienen páginas, grupos, etc. Ellos asumieron eso, colocaron el check en la aceptación de términos y condiciones. Pero ¿los bebés? ¿esas criaturas de la cual se expone cosas que a nadie le gustaría?
¿Qué tal si de pronto apareciera en redes la foto de una mama en el baño desnuda? ¿o un post quejándose de lo pesada que se ha puesto con la menopausia?¿Qué tal un vídeo de la discusión de sus padres?. Y abajo comentarían otros niños y niñas quejándose también de lo pesados que son los suyos. ¿Se imaginan?

 

 

Además de los peligros de la exposición en el caso de paginas públicas (a las cuales cualquiera tiene acceso), vamos al hecho de la intimidad, a la cual aún siendo niño tenemos derecho.
¿Por qué de pronto se hace público algo que no lo sería si los protagonistas fuéramos adultos?¿Qué necesidad hay de elaborar un post quejándote de lo “mal” que se portó tu hijo?
¿Catarsis? ¿Desahogo? Para eso están las amigas, el esposo, la terapia. No necesitamos ventilar los “berrinches” de nuestros hijos en una red social, no hace falta. No va a dar ningún resultado positivo.

Compartir una foto, tu alegría, sus logros y aprendizaje, aconsejar, incitar a la comprensión, eso si vale la pena. Y es decisión de cada uno claro.

Pero; pensarlo un poquito antes de dar click en “publicar”; no le vendrá mal a nadie.