Los gloriosos “3” -Priscilla #PostDelteam


Todo empezó con mis padres, que al parecer, no agrandandoles los numeros pares, decidieron despues de año y medio tener un hijo mas, convirtiendonos asi en tres…desde entonces tooodo fue de a tres y si bien las diferencias de años hicieron que algunas experiencias las recuerde de a dos,los siguientes 18 años mi cerebro estuvo adaptado para ese famoso numero impar.

Pasaron los años y pues tocaba que Priscilla estudiara algo, se decidió por Diseño de Interiores y adivinen que?..si! tres, tres trasnochados años me hicieron diseñadora y fue durante ese tiempo que no bastandose la vida con haberme puesto el tres ya variadas veces me tormentaron con la Triada de colores en Teoria del Color y con que el TRIangulo era el equilibrio en casi todo lo relacionado al diseño:en diseño de vitrinas,en los ya mencionados colores, inclusive aun no percatandote estan en la mayoria de exposiciones, tiendas, posicion de los maniquies e inclusive en las mesas de algun lugar, la mejor composicion es de tres objetos..pues si! ahi estaban una vez mas..hasta que termine aprendiendolos todos.

Y la verdad no me puedo quejar, todo aquello estuvo relacionado con cosas buenas, mi familia, mi carrera; inclusive los tres primeros meses de embarazo que resultaron, en mi caso, complicadisimos, eran a causa de la formacion de la vida de un ser hermoso y hoy, con mucha mas razon pienso en ese “glorioso 3”

Hoy que los 3 estamos a un dia de cumplir 3 meses, el 3 mas complicado y el mas hermoso a la vez, el 3 que tuvo todo junto: trasnochadas, lecciones, esfuerzos, lagrimas, el 3 que nadie pudo describir exactamente porque simplemente teniamos que vivirlo, el tercer mes de vida de LIAM.
Más amor, porque de eso nunca basta.

Soy una mamá, una realmente feliz, y aunque eventualmente el 3 cambiará, estos meses que estamos cumpliendo estuvieron llenos de cosas hermosas, anecdóticas, Liam paso de dormir muchas horas a ya tener un horario de sueño y estar en la etapa de litros de baba, no dejando sin importancia a la cantidad de ropa que se tuvo que lavar porque el pequeño se encargo de dejar en las prendas aquello que debia estar en el pañal, sus sonrisas todas las mañanas y sus bostezos..muero por sus laaaargos bostezos..su papá y yo estamos orgullosos y aunque, no como él, pero tambien babeamos. Y pues seguiremos aqui…en busca de mas tres..de mas felicidad, de mas experiencias, de mas amor, porque de eso nunca basta…

Alejandra – Post dedicado a mi primera sobrina


Cuando nació Alejandra celebramos su nacimiento hasta el amanecer 😆, la primera bisnieta de mi abuela, la primera sobrina nieta de mi mamá, mi primera sobrina 😍. Fuimos un batallón al hospital a irrumpir la tranquilidad de todos los internos jajaja, ok no hicimos escándalo pero era inevitable estar todos contentísimos, la primera bebé ❤️. Y llegó en Diciembre días antes de Navidad, un excelente regalo.

No vivimos juntas ni tampoco muy cerca que digamos pero iba a visitarla cuando con mi flaco aún éramos amigos, tengo videos de cuando solo tenía días de nacida y a veces se queda en mi casa o me acompaña a algún pequeño paseo. Y es genial cada vez ver cómo sale con nuevas cosas.

No la veo tan seguido como quisiera pero cada que nos encontramos tiene algo nuevo que contar: su visita al dentista, la noticia que vió (yo no veo), alguna curiosidad y hace poco quería que le enseñe cómo me teñí el cabello.

Una vez hablaba con su mamá diciéndole que me imaginaba cómo sería cuando mi sobrina tenga, no se, quince años? Veinte? Como será nuestra relación? Le comenté mi deseo de que seamos amigas, y si pues, espero no equivocarme, que confíe en mí, que me llame cuando lo necesite.

Hace un par de semanas vi un video que grabó para YouTube y se me caía la baba 😍, si quieren ver el video den click aquí ➡️https://m.youtube.com/watch?v=8N3C5Tup7Fc

Luego la encontré en un almuerzo familiar y vino a saludarme.
Yo no sé que he hecho la verdad, pero ella corrio a abrazarme sin que tuviera la más mínima idea que me está dando uno de los mejores regalos que me han dado en la vida.

Siempre mi sobrina mayor, la primera, , que colecciona ever after high y que tiene una parte de mi corazón.

Te amo mucho Ale, aquí está tu tía siempre, para lo que necesites, para lo que quieras, no importa  donde estemos.

A veces lo olvido

11898554_1006887756030226_297491137228256542_n

A veces olvido que hace solo 6 años te trajimos a este mundo. Que te llevo 22 y tu papá ya casi 24, olvido que aunque eres un trome aun eres un niño, olvido que se supone que yo sepa mas que tú.

Son instantes pequeñísimos, fugaces, pero suceden: Te hablo y te trato como si pudieras saberlo y comprenderlo todo cuando ni yo misma lo se.

Me miras, actúas de tal forma o sonríes y noto que eres tan hermoso, tan resuelto, tan único que por momentos olvido que apenas estas descubriendo todo lo que es este mundo y esta vida.

Eres independiente, seguro de ti mismo, perseverante, tan rebelde (eso me fascina, lo heredaste de tu papá y de mí) que por un instante te imagino un joven desenfadado cuando me respondes argumentando tus ideas y decisiones. Te muestras tan maduro, tan critico, tan sensible y a la vez tan fuerte, tan dueño de la iniciativa, que por un instante ya te hablamos como a un adulto y eres aun un niño de 6 años!

Lo siento amor, a veces lo olvido.

Y es que eres sensacional, nos das respuestas que jamás pensaríamos pero que son extraordinarias, tu literalidad, tu asombro, tus celebraciones de cosas tan sencillas pero tan hermosas, eres lo máximo. Por eso a veces se me escapa que yo soy la mamá, que yo soy la adulta y es que en serio muchas veces quisiera ser como tú, gracias por enseñarme eso.

Y perdóname por las veces que por error intento que des mas de lo que te corresponde, aunque muchas veces me sorprendas haciéndolo.

Te amo, sigue siendo así, tu mismo, creciendo y aprendiendo por ti mismo, yo estaré siempre aquí si me llegas a necesitar.

 

 

Criemos en brazos

Gracias a Karla, Stefanie, Annie y Maria Andrea por sus fotos.

Esta semana fue la Semana Internacional de la #CrianzaEnBrazos. Una semana que busca resaltar y explicar a muchas personas la importancia de criar en brazos, de acoger a nuestros hijos con amor, comprensión, de hacerles más sencillo el descubrimiento de este mundo al que los trajimos, de darles la confianza necesaria para aprender, descubrir, crecer.

El amor no mal acostumbra

Criar en brazos no “mal acostumbra”, el amor no mal acostumbra. La atención oportuna es necesaria, el apego solo tiene consecuencias positivas, siempre.
Hoy en día hay mucha información, asesoría de profesionales, grupos para criar en tribu, talleres, hoy en día no hay excusas para permanecer en la ignorancia y quedarnos con mitos absurdos.
No solo recién nacidos, ya más grandes siguen necesitando brazos y muchas veces somos nosotros (papá y mamá) quienes los necesitamos también.
No hacen falta fulares ni mochilas ergonómicas, claro que son de mucha ayuda (si logramos conseguir los adecuados y usarlos de manera correcta) pero no son indispensables.
Criemos en brazos, criemos con amor, criemos con instinto y con el corazón.

Se va a “mal acostumbrar”

Con Jonathan no usé fulares ni mochila ergonómica, no sabía de esas cosas. Pero eso no impidió que lo criara en brazos, que lo tomara cada vez que lo necesitaba, incluso su papá llegando del trabajo dedicaba un tiempo a tenerlo en brazos, arrullarlo, abrazarlo mucho. Nunca hicimos caso a la idea de “se va a mal acostumbrar”, en cambio respondía: que se acostumbre, aquí tiene los brazos de sus papás para cargarlo todo lo que quiera. 
#CrianzaEnBrazos

De la pagina del Dr. Gallegos

Los niños y su ¿privacidad ?


Un día leí en una página que una mamá se quejaba de su pequeña, que no tomaba rápido el desayuno, que se había portado mal. Poco más de mil personas la leían, algunas también se quejaban de sus hijos, algunas le daban consejos, etc.
Yo comenté: ¿Qué escribiría tu hija de ti si tuviera una página?
Su respuesta fue: Ella no escribe, apenas tiene 7 años.
Pude responderle nuevamente alegando que Jonathan con 5 ya escribía pero eso habría sido una respuesta visceral e injusta. En cambio me aguanté, elimine mi primer comentario y el like de su página. Me di cuenta que era inútil, que no entendería lo que yo quería decirle y que de corresponderme hacérselo saber no quería tomarlo en ese momento, además no por ese medio.

Y entonces nace el tema:
Los niños y su privacidad.
¿Por que de pronto la vida de los niños se ve expuesta en redes sociales? ¿Por qué compartir tantas fotos inadecuadas, tantas infidencias? ¿Es que los niños no merecen también privacidad?
La mamá o el papá son bloggers o tienen páginas, grupos, etc. Ellos asumieron eso, colocaron el check en la aceptación de términos y condiciones. Pero ¿los bebés? ¿esas criaturas de la cual se expone cosas que a nadie le gustaría?
¿Qué tal si de pronto apareciera en redes la foto de una mama en el baño desnuda? ¿o un post quejándose de lo pesada que se ha puesto con la menopausia?¿Qué tal un vídeo de la discusión de sus padres?. Y abajo comentarían otros niños y niñas quejándose también de lo pesados que son los suyos. ¿Se imaginan?

 

 

Además de los peligros de la exposición en el caso de paginas públicas (a las cuales cualquiera tiene acceso), vamos al hecho de la intimidad, a la cual aún siendo niño tenemos derecho.
¿Por qué de pronto se hace público algo que no lo sería si los protagonistas fuéramos adultos?¿Qué necesidad hay de elaborar un post quejándote de lo “mal” que se portó tu hijo?
¿Catarsis? ¿Desahogo? Para eso están las amigas, el esposo, la terapia. No necesitamos ventilar los “berrinches” de nuestros hijos en una red social, no hace falta. No va a dar ningún resultado positivo.

Compartir una foto, tu alegría, sus logros y aprendizaje, aconsejar, incitar a la comprensión, eso si vale la pena. Y es decisión de cada uno claro.

Pero; pensarlo un poquito antes de dar click en “publicar”; no le vendrá mal a nadie.

De la teoría a la práctica – Un post dedicado a Emilia y Nadiana. 

Imagen: La Tata (fanpage).

¿Adivinan que edad tiene la niña de la foto?
Pues empezare contándoles que se llama Emilia y es la hija menor de una de las primeras bloggers que sigo: Nadiana del blog La Tata.

Cuando hace unos días vi esta foto por un instante mi temor fue: ¿Y si se suelta? ¿Y si se golpea? …Menos mal tardé poquísimo en recordar que esta pequeña me sorprende cada vez que su mamá comparte algo en redes: sentándose sola, gateando, parándose; y ahora con diez meses de edad; trepándose de las puertas 😅.

Y es entonces que aplaudo a su mamá por dejarla, por no temer tanto, por dejarla ser,  explorar, aprender, crecer. Por no interferir en ese natural desarrollo que su bebé ha ido llevando a la perfección.

Nadiana escribe en su blog desde su experiencia como mamá, promoviendo la lactancia, el porteo, el colecho, la crianza respetuosa.
Y aquí está: de la teoría a la práctica, el efecto.
Emilia es la muestra perfecta de que los bebés pueden solos, que naturalmente aprenden y se desarrollan a su propio ritmo, jugando, descubriendo, en contacto. Que no necesitan aparatos, accesorios, andadores, etc. Que el colecho y el porteo no hacen niños dependientes como a veces la ignorancia quiere hacernos creer.

Emilia me ayuda a reiterar una vez más mi pensamiento:

Para no quitarles la perfección a nuestros bebes solo necesitan libertad, Libertad de movimiento.

Todos los bebés tendrían que gozar de la libertad de movimiento que goza Emilia, los papás tendríamos que dejarlos.

Me atreví a ser mamá

Amo esta foto
Ser mamá nada tiene que ver con dormir tres horas y cambiar pañales mientras das de lactar, tampoco con llorar en la actuación del nido o comprarle el regalo que pidió en Navidad. Ni la mega fiesta de cumpleaños, ni las zapatillas de marca, ni la colección de stickers.

Ser mamá no es preferir la película infantil a salir con amigas, tampoco andar con los hijos cual sombra nuestra a todos lados. 

Ser mamá es algo complejo, por momentos indescriptible y definitivamente sensacional. 

Me atreví a ser mamá y con mi bebe de días podía escuchar hasta cuando se cambiaba de lado, pensaba y pienso mil veces antes de darle algo. 
No fui la mamá cursi en el nido pero cada día al dejarlo lo extrañaba, apenas entraba al salón, me preguntaba qué le pasaría y como influiría en él toda aquella persona que se le cruzara durante las horas que no lo tenía conmigo. 
No lloré en la actuación (a veces parece que si no lo haces eres mala madre, una insensible), yo en cambio solo me quedé mirándolo, amándolo por ser diferente, único, independiente, tan mío y tan perfecto. (Ok, ya se entendió que es mi hijo verdad)
Soy mamá y eso es verlo celebrar su cumpleaños y estar sumamente feliz porque sabe que los momentos perfectos no se compran con dinero, porque celebra más un par de potes de playdoh que el regalo más grande. 
Lo escucho cantar, leer en voz alta, hablarle a sus muñecos. Lo veo bailar en la calle, gozar sus ataques de risa, hacer de mil gestos para hacerme reír, inventar juegos y aprender a manejar sus emociones. Siento sus abrazos y lo observo independiente, haciendo lo que le da la gana! Y siendo feliz por ello ❤️
Me atreví a ser mamá y eso es increíble, valiente, extraordinario, intenso y emocionante. 

Sentir emociones que jamás imaginé, que a veces ni puedo explicar con palabras, sentir los mejores abrazos, los besos más ricos, adquirir la habilidad de ser la más paciente y dulce del mundo para consolarlo y explicarle las cosas y entenderlo cuando no encuentra como expresarse pero a la vez ser la más brava e irracional si alguien osa meterse con él. 

Soy mamá y no sólo porque pude concebirlo o por amamantarlo. Soy mamá porque asumo en mi cada día la tarea de hacer mejor las cosas, de mostrarle el mundo que él puede crear, porque puedo poner como prioridad su bienestar, su estabilidad emocional, su desarrollo. Porque he prescindido de tener más dinero por tener tiempo con él. 

Y claro, soy mamá pero sigo siendo yo misma, quizá una versión mejorada, una evolución 😆 pero yo misma al fin. Si puedo y me provoca me voy a bailar un finde y salgo sola varias veces, y no soy menos mamá, no! Simplemente soy yo, tal cual, no me pierdo a mí misma para que él no me pierda. 
Hoy lo veo y sé que si soy capaz de con una partecita de mi, contribuir a su perfección, entonces soy capaz de todo. 

Aprendiendo de Ergonomía (Diseño de Interiores) – Priscilla #PostDelTeam

Cuando me toca hacer un diseño,  como veo correcto; explico al cliente por que razón le doy ciertas medidas a sus muebles; algo que, por más lógico que parezca sin querer muchos suelen ignorar.

“Quiero el diseño que vi en tal reportaje” o “Los colores de esta imagen”.

Me suele pasar que quieren un mueble inmenso en un cuarto de dos por dos, pero bueno, más allá de que sea posible o no hacer lo que ellos desean, les menciono lo importante que es la ERGONOMÍA de sus muebles.

Entonces es cuando me dicen :”¿Qué rayos es eso?”.

Y pues,ahí les voy:

La ergonomía no es más que la adaptación correcta de los muebles y/o espacios hacia el usuario, esto tomando en cuenta medidas antropometricas (traducción:las medidas del cuerpo humano).

Pasa a veces  que un mueble que aparentemente es para niños puede no ser el más adecuado porque no tiene este “toque” de ergonomía.

Hay que tomar muy en cuenta el tamaño de quien lo usa, cuanto tiempo esta ahí e inclusive la facilidad que tienen ciertos niños para determinadas actividades.

Y no, no quiero decir que tengan que mandar a diseñar cada uno de los muebles de su casa, pero si mandan a hacer algo asegúrense de que quien los hace, tome en cuenta ese tema o simplemente al momento de comprarlos puede tomar en cuenta algunas medidas, no es cosa de otro mundo.

¿Un ejemplo? Las sillas donde los niños hacen sus tareas: ¿si están cómodos? ¿con buenas medidas,las correctas para su tamaño? ¿podrán prestar mejor atención a la actividad y no a que les duela el cuerpecillo?
La verdad es que la industria de mobiliario debería tomar en cuenta esto, debería ser obligatorio, pero no señores! no todos se toman en serio aquello y pues…nosotros si debemos hacernos esa responsabilidad.


Pero… ¿Por qué?¿Por qué tanto alboroto ?

Pues porque, aunque no lo crean, el hecho de tener en cuenta esto de la ergonomía no sólo puede ayudar a que todos los miembros de su familia estén más cómodos sino que podría aportar mucho al ahorrarles tiempo al realizar sus actividades diarias e incluso a evitar problemas de salud y estrés.

Así que a tener en cuenta estos consejos la próxima vez que vayamos a comprar un mueble o mandarlo a hacer.

“Normalizar la lactancia materna”

Normalizar la lactancia materna. 

Hace unos días leí esa frase en una red social y la verdad me parece increible! 

¿Desde cuando es algo extraño? ¿Desde cuando se alejó de lo natural el amamantar a nuestros bebes? ¿Desde cuando permitimos que se convirtiera en algo que hay que pensar, que hay que hacer respetar?¿ Desde cuando nos desconectamos de nuestro instinto? 
¿Que ha sucedido con nosotras para que dudemos de nuestra capacidad de alimentar a nuestros bebes? ¿Qué es tan importante como para prescindir de darle lo mejor a nuestro bebe? 

Y debo decir que cuando hablo del tema siempre aparecen personas, incluso amigas mías que me dicen: “es que tú tuviste la suerte de tener leche, pero en cambio yo solo tuve dos semanas y no le llenaba a mi bebe por eso le di fórmula y luego ya no tuve leche”. Puedo entender y veo mucho ese escenario, pero en su caso nada en realidad les impedía amamantar, es solo que creyeron que el bebé no se llenaba porque pedía teta a cada rato o creyeron que debía dormir con horarios como algunas personas les “aconsejaron”. Y luego de unos días que el bebé tomaba más biberón la leche simplemente desapareció porque no había el estímulo que le da la succión del bebé. Y así se quedaron con la idea de que no pudieron cuando lo cierto es que no sabían cómo, no tenían apoyo, no buscaron información o se quedaron con la opinión de un solo pediatra. 

Mi decisión fue firme: mi leche y punto!

Y yo no soy una súper mamá, aunque afortunada no soy sobrenatural. No es que a mí mágicamente me brotaron cantidades industriales de leche, no es que uff que lindo mi bebé al toque logró aumentar mi producción. Tuve días durmiendo poco, dándole a mi hijo a libre demanda el pecho, probando posiciones, hidratándome y también muy cansada pero sabía que quería darle solo leche materna, sabía que era lo mejor y tuve que armarme de paciencia para que luego todo fluyera. Dolió un par de veces hasta que mi hijo pudiera lograr el agarre correcto, pero pude porque quise y porque busque apoyo en mi flaco, mi hermana y familia y porque por sobre todas las cosas estábamos plenamente convencidos que no había nada como la leche de mamá. Me tocó lidiar también con una pediatra que quería que no dejará dormir tanto al bebé, que lo despertara y le diera tres onzas de biberón (hasta la marca de fórmula me la dio en receta, con medida y todo) pero mi decisión fue firme: mi leche y punto! 

Y es que como en todas las profesiones: hay que buscar siempre segundas opiniones. 
Al final en todo este tema de la lactancia veo dos aspectos: 

Por un lado la inexperiencia y el mal consejo del entorno hace que nos rindamos muy pronto, que no busquemos más alternativa porque al lado está la lata que puede resolverlo todo. Lata que por cierto en muchos casos se ha vuelto simple y llanamente un negocio descarado sin el más mínimo respeto. Hay casos médicos reales donde la mamá no puede alimentar a su bebé y para esos casos específicos me parece genial que se haya creado la fórmula, pero ese porcentaje es bajísimo. Sin embargo los consumidores de fórmula son un porcentaje altísimo porque se le ha dado el uso indiscriminado como si estuviera a la par que la leche de la mamá. 

De pronto, hacemos caso a un “dale biberón para que se llene” “la Fulanito gold es buenaza” “la enfamagica es muy completa”. 
Y lo creemos y nos convencemos de ello tan fácilmente que no entiendo porque esa misma convicción no la sentimos en nosotras mismas. He visto mamás probando una, dos, tres hasta cuatro marcas distintas para ver cuál acepta su bebé. Y no puedo entender cómo no les basta ver que sus hijos vomitan la leche porque no les cae bien, porque no la necesitan. Pero insisten en preguntar por una marca mágica que les permita dormir ocho horas seguidas como su vecina o su amiga o su cuñada. Como si eso fuera más importante que la nutrición de un niño. Eso sí me parece una locura pero bueno. 

Por otro lado llego a la conclusión que hay un efecto que surge a costa de nuestra inseguridad, situaciones emocionales sumados al exceso de marketing y en lamentables casos de hijos que llegan porque “ya toca” y no porque los planeamos que da como resultado: dependencia a la fórmula y verla como algo más saludable y práctica que nuestra propia leche. La pintamos como “aliada irremplazable de la mujer que trabaja” “la mujer independiente” y la sobrevaloramos tanto que nos perdemos de vista. 

Debo mencionar aquí que tengo una amiga que trabaja en oficina y que le ha dado LME a su bebé sin problema. Querer es poder ¿no? 

Pero a lo que iba. 

Siento que este otro aspecto implica a veces combatir la idea que sí nos quedamos a amamantar a nuestro bebe somos menos mujeres, menos fuertes, menos valiosas. 
Creo que lo que hay que normalizar es como nos vemos a nosotras mismas. Que no nos arrollen esos discursos de que la mujer de hoy no es para quedarse en casa, la mujer de hoy tiene que tener siempre plata en el bolsillo, la mujer de hoy puede con una vida de oficina y etc. Porque si! Podemos! Podemos todo lo que queramos, es simplemente que no necesitamos demostrárselo a nadie, es solo que no hay prisa, no hay más prioridad que el bienestar de nuestro bebe y eso, lo sabe el mundo entero: es la leche de su mamá. 

Que nadie te haga dudar, que el desconocimiento no te sobrepase, yo sé y estoy convencida que una mamá quiere lo mejor del mundo entero para su bebé, pero también sé que el entorno puede influir mucho en los primeros días en que un niño le da un giro de 360 a nuestra vida, sé que en esos momentos somos muy sensibles y vulnerables y son precisamente esos días los más importantes para lograr una lactancia exitosa. 

Hay quienes la tienen clara pero hay quienes con discursos de sociedad están buscando aplicarlos a su vida cuando no hay la necesidad ni el sentido. Una mujer puede quedarse en casa con sus hijos y no por eso es menos mujer, puede “depender” económicamente del marido ¿por qué no? Si se tiene un buen marido, si él sabe reconocer que mientras trae los frejoles nosotras en casa los cocinamos y además lavamos la olla y con la otra mano mecemos el coche. Y aquí es donde realmente resalto la importancia del rol de los papás, de ese flaco que tenemos al lado como apoyo, soporte, como coautores de una vida que empieza. 

Hay que perder el miedo, ese absurdo de que si no trabajamos (fuera) nos estamos haciendo menos mujeres, menos valiosas. 
Y claro! Nos gusta trabajar (porque dudo haya mujer que no), tener dinero en la cartera para nuestros gustos (que terminan siendo compras para los bebés) pero no perdamos de vista lo importante: 

Hacerlo porque queremos y estamos convencidas pero nunca por cumplir con algo, nunca para demostrarle a nadie nada. 
Saber lo que valemos, quienes somos y qué queremos. Saber que nuestra leche es para nuestros hijos no para tirarse en la ducha, saber que esa lata de comida artificial no es para nuestros bebes si en nuestro seno tenemos para alimentarlo. Y para las mujeres que trabajan y llevan a la par una lactancia exitosa todo mi respeto y admiración. A ti Nati 😊: flaca deseo haya más mujeres como tú. 

“La lactancia no es fácil ” me dijeron una vez. Y la verdad es que no existe el facil o difícil en algo así porque entonces, ¿caminar es difícil? ¿el nacer tiene grado de dificultad? ¿No verdad? 
Es porque son procesos naturales, etapas del ser humano que fluyen si lo permitimos. No interrumpamos lo natural de la vida, no pongamos en el organismo de nuestros bebes alimentos artificiales innecesariamente. 

Y si decidimos usarlo (porque aunque no me guste la idea hay miles de bebes alimentados exclusivamente con fórmula ) que sea con plena conciencia y no con excusas o ignorancia. 

“La OMS y la UNICEF afirman que la leche materna proporciona al bebé la nutrición para su correcto desarrollo.”

“La leche materna proporciona al bebé defensas naturales que actuarán en su salud a lo largo de su vida”