Y si pues, metí la pata

Oops Word on Big Red Button Correct Mistake

He estado dictando clases de natación en Verano y el ultimo día de Febrero hicimos la muestra de cada uno de los turnos. Preparé a mi grupo y como habíamos tenido clases ya en la piscina semi olímpica (25 metros) entonces decidimos hacer la muestra final ahí.

Pasaron muy bien los dos primeros grupos, algunos que se atrevieron incluso a nadar ahí por primera vez y lo hicieron genial, sorprendieron en primer puesto 🙂

Pero! Metí la pata, si, y hasta ahora me acuerdo lo mal que me sentí: Uno de mis chicos (Ignacio de 4 Años) tenia a su hermano en el mismo grupo y les dije que harían la prueba juntos con otros niños mas. Todos flotaban así que les dije que lo harían sin tablas, aceptaron y nos mandamos.

Lo que no calculé es que Ignacio es el mas pequeño y estando en la tercera parte de la piscina entró en pánico, se detuvo a cogerse del andaribel y no avanzó mas. Empezó a llorar y gritar que quería salir, su mamá estaba a un lado de la piscina y yo en la meta donde se supone los recibiría y le decíamos que ya no compitiera, que saliera, pero estaba con tal llanto que ni caso, así que tuve que meterme a la piscina a sacarlo. Lo lleve donde su mamá y a los 10 minutos lo vi super feliz de lo mas normal con su diploma de participación y hasta me dijo: Miss mira lo que me regalaron.

Les juro que me quede como: Rayos! Ya paso…Pero si pues, pasó y él probablemente lo olvidaría, pero yo no podía dejar de sentirme mal y como digo mas aun por la mamá porque me ponía en su lugar. Ese día nos despedimos y yo tenia en mi cabeza que lo mas seguro era que me odiaran y no tomaran nunca mas clases conmigo. En serio me sentí que fallé y que Ignacio no querría entrar mas a la piscina grande.

En Marzo iniciaron las clases ya para temporada de colegio, ahora por las tardes y resultó que los hermanos mayores de Ignacio siguieron en clases y aunque Ignacio no se inscribió va con ellos a todas las clases y se mete a jugar a la piscina, la semi olímpica, la “grande” como le dicen ellos.

Este ultimo Viernes Ignacio me dijo que quería hacer clase con sus hermanos, que le diera una tabla y algo para hacer. Lo hice y mientras estaba dándole consejos a sus hermanos en la meta me gritó(estaba ya casi llegando): Miss mira! Ahora si puedo hacer la piscina completa.

Y así me quito la culpa del verano, me demostró una vez mas que mientras yo me hacia líos con las cosas que podían pasar el me enseña lo que pasó: lo superó y lo logró.

Y eso no quita que yo pudiera haberlo previsto, no quita que siga creyendo que me equivoque, pero definitivamente es un alivio saber que él no cree nada de eso y que todavía le emociona decirme y mostrarme que puede hacerlo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s