Cuando tu hijo es la pregunta y la respuesta

preguntas

 

Hasta los 20 años no me hacia tantas preguntas

 

Soy una loca rebelde que se escapó de casa a los 16 años, volví a los tres días (obvio era menor de edad), me fui de nuevo a vivir con una amiga a los 19 y la de locuras que hemos pasado. Me he amanecido en fiestas, me he ido a la aventura sin plata a Chosica, casi me lanzo en parapente, veíamos películas de full terror todo el tiempo en una casona abandonada donde estuvimos un tiempo y he hecho locuras que ya ni contar porque a estas alturas dan roche jajaja.

El punto es que nunca me pegunte si lo que hacia estaba bien o mal, no me importaba la verdad. Vivía el momento, hacia lo que sentía siempre, no me detenía a evaluar si quizás me equivocaba o si de pronto mi error (si es que lo hubiera) repercutía en algo en los demás. Soy absolutamente sincera: no pensaba en nadie, hacia lo que hacia porque lo quería y punto, porque me sentía bien.

Suena egoísta, miles y millones no estarán de acuerdo conmigo, pero así era.

 

Pero! llegaron las preguntas en avalancha

 

Prueba de embarazo: Positiva. Y ahí empezó todo:

Dra. ¿Que cosas no puedo comer?¿que no puedo hacer? ¿el ají me hará mal?

Fernando, ¿Que marca de pañales sera mejor? ¿Usar o no usar talco? ¿Zapatos pibe, ardillita, galleta? ¿Sera cierto que la gaseosa le pasa el frío a la leche? ¿Si me como unas papas Lay´s mi bebé se va a enfermar en mi panza?

De pronto empece a cuestionarme absolutamente todo, a preguntarme mil veces a mi misma si debía o no tomar esa coca cola, ese poquito de cerveza porque el cumpleañero decía que no pasaba nada, que la cebada era buena :/ ¿Cargo esa caja?  ¿Caminar todo el día implicaría algún peligro?

Ya no me lanzaba a hacer algo así porque así, ya todo, absolutamente todo pasaba por previo análisis y debate por mas absurdo que al mundo entero le pareciera.Y me tocó decidir pequeñas grandes cosas que a la larga son las que influyen, los juguetes, la televisión, los libros, dormir con él y conforme pasó el tiempo ya no fue la marca de pañal sino la educación, junto a decisiones mas grandes e importantes.

Ya no es un bebé, ya pregunta, ya investiga, ya aprende de todo, ya no solo depende de mi sino que soy su referente y a veces hasta su verdad absoluta, claro, solo a veces, porque también cuestiona mucho lo que le digo y eso me parece genial.

Pero entonces ya no me preocupa que el pañal le vaya a dar alergia o que se vaya a mojar mientras duerme, ahora son cosas mucho mas trascendentes. Ahora evalúo mil veces todo lo que hago porque se que lo influencia, me pregunto si ese paso que daré le hará bien y me ronda siempre en la cabeza ¿y si me equivoco? ¿Que tal si lo estoy haciendo mal? ¿Que tal si todas las decisiones locas y rebeldes en torno a él están mal?

boton-de-respuestas

Y llegan mis respuestas

Lo miro, lo escucho, lo siento reír a carcajadas y sé, estoy completamente segura que lo estoy haciendo bien. Es independiente, cariñoso, expresivo, amo sus muecas. Es creativo,  hábil y las dos veces que le he preguntado si es feliz, ha respondido con un rotundo si.

Lo que estoy haciendo y dejando de hacer también, esta dando resultados buenos. Veo un niño libre, que no se queda callado, que no simplemente obedece sino que te pide explicaciones y busca el porqué de las cosas.

Y aunque me siga cuestionando todo aquello que hago, verlo me da la calma necesaria para seguir, ya sin tanto miedo.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s