De amanecidas armando maquetas, a amanecidas como mamá – Priscilla #PostDelTeam


Y un dia pase de estar en casa celebrando las últimas fiestas del año a la sala de espera de un consultorio, donde esos “quince minutos” fueron eternos,mirando las paredes,la escalera,una muy extraña foto en la pared…pero sobre todo de la mano de él :).

Y fue entonces cuando supimos,o confirmamos que ese odio que le estuve teniendo los últimos días al paneton no era intolerancia al bizcocho sino las náuseas que empezaron a asomarse y que resultaron acompañandome los cuatro siguientes meses…

Fue la mejor noticia de mi vida,y se que también lo fue para él,porque el brillote de sus ojos y la sonrisa de oreja a oreja cuando salimos del consultorio no podía significar otra cosa …seríamos papás y estábamos felices 😀

Había que dar la noticia, por lo menos a los papás, a los hermanos, decirles que agrandariamos la familia. Cada uno lo recibio a su manera, preocupados por las responsabilidad, orgullosos de un miembro más,”chochos” con la noticia,en fin. Por mi parte yo jamás olvidaré ese abrazo en mi cama que recibí de la primera persona a quien se lo conte, la emoción de saber que compartía mi felicidad simplemente no tendrá descripción jamás (pienso contárselo a su sobrino,cuando crezca).

Tú estás que padeces pero tú bebé está en su hotel cinco estrellas.

Y entonces, empezó todo: faltaba peso, moría de sueño, pastillas de refuerzo y “esfuerzate por comer que es por el bebé”.

Mientras que por otro lado…” tu estás que padeces pero tu bebé está en su hotel cinco estrellas” decía la doctora, y yo respiraba de alivio al otro lado de la mesa, y él también respiraba de alivio,de mi mano,claro…

Pasaron las náuseas y al quinto mes empecé a tener derecho al asiento reservado,derecho que me dio la diminuta panza que ya se asomaba y que en los siguientes meses no dejaría de crecer.

Como madre primeriza y el tiempo de sobra que tenía, comprenderán que me leí todo lo relacionado al embarazo: mitos, síntomas, crecimiento del bebé, todo lo que me doleria, lo que no, todo lo que no soportaría. Y, aunque “cada embarazo es único” todo ese tiempo invertido logró que jamás me espantara con cada cosa nueva que pasaba(sirvió de mucho )…

Siguió pasando el tiempo y entre manualidades y diseños de melamina , risas y muchos mimos al setimo mes después de la ecografía 4D en donde por fin dejó que supiéramos que era un pene lo que había estado ocultando entre las piernas todos los chequeos anteriores, los complicados padres del retoño protagonista de esta historia lograron darle un nombre,una identidad!…y pasó de ser “el bebito” a ser Liam Harek…


Hoy ya estamos a poco más de ocho meses, Liam no deja de hacer babear a su padre con cada movimiento, no deja de hacernos imaginar lo hermoso que sera tenerlo ya con nosotros. Y aunque ha sido una travesía,una locura, toda una aventura sabemos que es el principio de una genial y atolondrada vida, sabemos que desde aquel dia en el consultorio nos hicimos la completa idea de que alguien dependería de nosotros, que esa personita merecia lo mejor de ambos, que ya lo tenía …que tendrá mucho por enseñarnos,mucho…

Y bueno ya en unas cuantas semanas, si es que no lo decide en estos días, conocerá a los extraños padres que le tocaron.

Esos locos que mueren de risa juntos, a esos que esperan heredarle la creatividad y la pasión por las cosas, esos que estarán pese a todo, para él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s